Se suicida Joseph Meister para proteger la cripta de Pasteur

55-joseph-meister-article.jpg

(Ampliar Artículo)

Paris, 17 junio 1940. Ayer se encontró el cadáver de Joseph Meister, portero del Instituto Pasteur y guardián de su cripta.

Joseph Meister conoció por primera vez a Louis Pasteur en 1885,  cuando tenía 9 años de edad.

La madre de Joseph le llevó al hospital del doctor Pasteur porque había sido atacado por un perro rabioso y estaba condenado a una muerte terrible. El doctor que estaba investigando una posible cura,  se decidió a probarla en el niño. Tras doce días de tratamiento  y hasta diez inyecciones diarias, el niño sanó milagrosamente, dando esperanzas a los demás afectados.

Muchas personas acudieron a los laboratorios de la rué d’Ulm en busca de la cura para la rabia, abarrotando todas las estancias.

Cerca de 2.500 personas afectadas recibieron la milagrosa vacuna en los 15 meses siguientes.

Algunos de los soldados nazis que llegaron con la ocupación a París, decidieron visitar ayer el Instituto Pasteur, pero al pedirle a Joseph Meister que les dejara entrar a la cripta donde descansa el doctor desde 1895, éste prefirió cometer suicido antes que permitirles la entrada a la tumba de su salvador.

About these ads
Published in: on marzo 27, 2008 at 2:35 am  Comments (7)  

7 comentarios

  1. Eso es lo que yo llamo ser leal hasta la muerte. Lástima que la vacuna de Pasteur no pudo salvarlo dos veces la rabia y al final tuvo después de todo su terrible muerte.

    sevemos

  2. Qué pena que Pasteur no inventara una vacuna contra la gilipollez y la barbarie humana, seríamos tod@s muchísimo más felices.

    Por otro lado, el amor a una persona que te ha salvado la vida debe algo inimaginable.

  3. kopiberto No se lo podemos pedir todo a la ciencia. El hombre debe poner de su parte. :)

  4. Lo que no entiendo es como iba a protegerla después de muerto :shock:

  5. A mi me ha dado mal rollito, me ha recordado a la peli de REC!!

  6. M. Superiora ¡¡Simple!!, pasaron por encima de su cadáver ;)

  7. La vacuna antigilipollez sería un desastre. Nadie sería tan gilipollas como para ir a vacunarse.


Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: